jueves, 30 de diciembre de 2010

The Man from Nowhere (Corea del Sur, 2010)

De nuestro colaborador Francisco Nieto


Año: 2010
País: Corea del Sur
DirectorLee Jeong-beom 
Duración: 119 m.
Género: Thriller
Protagonistas: Won Bin, Kim Sae-ron, 
Kim Tae-hoon, Kim Hee-won, Lee Jong-pil.

Más información:

Sinopsis: El ex-agente especial Cha Tae-shik vive retirado en un edificio donde trabaja de prestamista. Su única amiga es una niña desatendida por su madre, bailarina y cocainómana. La pequeña sufrirá las consecuencias de la mala vida de su madre cuando ésta decida robar un alijo a una banda de traficantes y ambas sean secuestradas. Los hermanos que están a cargo de la Organización, que no sólo trafica con drogas, prometen liberar a madre e hija, si Tae-shik realiza un trabajo para ellos.

Crítica:

El film crece a medida que su personaje va mutando de pacífico y solitario prestamista a enfurecido y sanguinario vengador. Se ha querido comparar este film al francés El Profesional, de Luc Besson, principalmente por la relación de amistad que el protagonista mantiene con la pequeña Jeong So-mi (Kim Sae-ron, vista en A Brand New Life), y aunque sí pueda admitirse cierta semejanza en el desarrollo de la trama, hasta ahí puede llegar el parentesco, porque The Man from Nowhere destila fuego y rabia en cada fotograma, acercándose mucho más a títulos como OldBoy o A Bittersweet Life.

Desde los títulos de crédito quedas atrapado por una historia que sabe desarrollar a la perfección sus diversas subtramas, dotando a cada personaje de entidad propia, por muy secundario que sea, y reservándonos altas dosis de violencia gráfica y realismo que rayan a gran altura. En definitiva, un título de culto instantáneo que no dejará insatisfecho a nadie. 
Pura adrenalina. Así podríamos definir sin rodeos este torbellino, tan violento como disfrutable, que es The Man from Nowhere. Filmada por Lee Jeong-beom, en la que es su segunda película tras Cruel Winter Blues (film de 2006 que hay que recuperar con celeridad), el director nos regala un estimulante ejercicio dramático salpicado con algunas de las mejores escenas de acción rodadas en el cine coreano en el último lustro (en este sentido el tramo final es simplemente apabullante). Sería injusto no destacar la labor de su intérprete principal, Won Bin, quien ya demostró hace un año su versatilidad como actor en Mother, de Bong Joon-ho, y que aquí hace alarde de una multiplicidad de registros encomiable.

Lo mejor: Todo. Da gusto ver cómo los coreanos han vuelto a cogerle el pulso al thriller violento tipo OldBoy.
Lo peor: Espero equivocarme, pero difícilmente llegará a estrenarse en nuestras salas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada