viernes, 11 de noviembre de 2011

Ciclo "Corea Fantástica" en la 21 edición de Fancine: Del 24 de Noviembre al 1 de Diciembre


Es una realidad que la evolución del cine en Corea del Sur, y en particular del género fantástico y de terror, no es ajena al contexto político en que se desarrolló, nunca lo es, pero, en Corea forma parte de la esencia de la propia evolución. Dentro de la programación de la 21 edición de Fancine, CineAsia presenta el ciclo “Corea Fantástica: entre la fantasía y la realidad”, donde tendrán cabida directores como Kim Ki-young, Na Hong-jin, o Kim Ji-woon, fundamentales tanto en el resurgir del cine fantástico coreano, como para confirmar la presencia de la cinematografía coreana en los foros internacionales.

A la hora de realizar la selección de las seis películas que conforman este ciclo hemos primado el realizar un barrido entre las diferentes concepciones del género fantástico en Corea, antes que centrarnos en uno solo de sus subgéneros: así, de la misma manera que contaremos con los fantasmas de larga melena, no hemos querido descuidarnos de los thrillers, de los films fantáticos, o de dos de las características más comunes a un film coreano: la mezcla de géneros (con el humor como uno de sus ingredientes principales) y el toque romántico (incluso en sus films de terror).

La proyección de las películas irá precedida de una introducción a la temática que representa cada una de ellas y a la película en cuestión. (15-20 minutos). Y tras la proyección: Post Screening (cine-forum entre los asistentes a la proyección y un especialista en el género, donde se analizarán aquellas cuestiones más interesantes que haya despertado el film).

Corea Fantástica: entre la fantasía y la realidad.

1. El clásico:
Nacido en Seúl en 1922, Kim Ki-young  es uno de los padres del cine coreano actual, una de las raíces para muchos de los jóvenes realizadores coreanos de hoy en día. Perfeccionista y minucioso, Kim Ki-young trabajó durante una época difícil, económica y políticamente para su país, y se atrevió con temas que muchas veces le costaron la censura y desconfianza de las autoridades. Trabajó de forma independiente, costeando sus producciones, algo que le permitió asumir un estilo personal y crudo, que  muchas veces le costó el calificativo de director de serie B hasta que en 1997 vio relanzada su carrera gracias a una retrospectiva organizada por el Festival Internacional de Busan. Desde entonces ha sido considerado como el padre del cine de terror coreano.

Película: The Housemaid (1960, Kim Ki-young. 126 min.)  La tranquilidad y la paz de una familia de clase media que con esfuerzos por fin ha conseguido el sueño de tener una casa de dos pisos, se ven amenazadas con la entrada de una sirvienta, una aparentemente ‘inocente’ chica de campo que viene a echar una mano a la dueña de la casa en los trabajos del hogar. La recién llegada pronto empieza a mostrar un comportamiento un tanto excéntrico y se convertirá en una verdadera fuente de problemas cuando comience a exigir para sí las atenciones del hombre de la casa. ¿Accederá la familia a los chantajes de la criada?
Proyección: Viernes 25 de Noviembre. 18:00 horas. Paraninfo de la Universidad de Málaga (proyecciones y actividades paralelas). Calle de El Ejido s/n, 29013. Málaga.

2. Las historias de fantasmas: mitos y leyendas coreanos
Dentro de las leyendas (incorporadas tanto verbalmente como a través del lenguaje escrito y bajo las influencias geográficas propias de Corea), aquéllas que tienen que ver con el mundo sobrenatural, alimentan la mayor parte de las propuestas cinematográficas del terror coreano.  Tenía que suceder. Si el mundo entero tiembla frente a la cinta maldita ideada por Hideo Nakata, Corea no puede permanecer ajena a este hecho. Basándose, como la cinta original, en la novela de Koji Suzuki, Kim Dong-bin adapta la historia al público coreano, jugando con una estética más fría, envuelta en tonos azulados, aunque ni la supera, ni cambia el eslogan original: “Una semana después de haber visto la cinta, morirás”. A partir de The Ring Virus, la cinematografía coreana nos ofrece un sin fin de títulos en los que los espíritus de larga melena inundan la pantalla.

Película: A Tale of Two Sisters (2003, Kim Ji-woon. 115 min.) Su-mi y Su-Yeon son dos hermanas que regresan a su hogar, después de someterse a una larga terapia mental. Ahora deberán adaptarse al contorno rural, al carácter de su padre, y a las exigencias de Eun-joo, su madrastra. Su-mi intenta proteger a Su-yeon, pero algo va mal en la casa, cuyas paredes esconden verdades camufladas de aparente felicidad que al final serán reveladas, para poner en evidencia las maldades de Eun-joo. De todas las películas de terror estrenadas en Corea del Sur, Dos Hermanas es la más importante e interesante de todas; anticipándose además (se estrenó el 13 de Junio) a la invasión que ese verano sufrieron los cines en cuanto a películas de género terrorífico.
Proyección: Sábado 26 de Noviembre. 18:00 horas. Paraninfo de la Universidad de Málaga (proyecciones y actividades paralelas). Calle de El Ejido s/n, 29013. Málaga.

3. El thriller de terror coreano: un descenso a los infiernos:
Solo con echar una mirada a la historia del pueblo coreano (Guerra de Corea, invasiones, de China y Japón separación Norte-Sur) podemos darnos cuenta de que el verdadero terror para la sociedad coreana, más allá de los espectros vengativos de larga melena o de la mitología fantástica, haya que buscarlo en la propia realidad, De ahí la fuerza, la violencia y la brutalidad que destilan muchos de los thrillers coreanos, sin duda, emparentados con el universo del terror.

Película: The Chaser (2008, Na Hong-jin). 125 min. A la espera del estreno el próximo 6 de Enero en las pantallas españolas de The Yellow Sea, The Chaser (excelente debut del realizador) cuenta la historia de Eom Joong-ho, un ex detective metido a proxeneta que empieza a ver como las chicas que trabajan para él desaparecen poco a poco sin dejar rastro. Un día, para atender a un cliente, envía a la única chica que le queda, que está enferma, y descubre que el cliente es el último que visitaron las chicas desaparecidas. Convencido de que es alguien de la competencia que le está robando a sus mujeres, intenta tenderle una trampa, adentrándose sin querer en un juego de caza de un asesino en serie. Una trama sencilla que da lugar a uno de los más vibrantes y emocionantes thrillers de los últimos tiempos.
Proyección: Domingo 27 de Noviembre. 18:00 horas. Paraninfo de la Universidad de Málaga (proyecciones y actividades paralelas). Calle de El Ejido s/n, 29013. Málaga.

4. Películas de monstruos:  Del kaiju eiga de los años sesenta a The Host:
De igual manera que Japón había desarrollado a los largo de los años cincuenta el género del kaiju eiga, una vez finalizada la ocupación norteamericana, como símbolo patriótico y pacifista, Corea se adentra en su particular kaigu eiga. Películas como The Iron-Eating Monster (Kim Myeong-je, 1962), ambientada en la dinastía Koryo, darán paso a  Pulgasari (Shin Shang-ok, 1985), que se convierte  en el primer monstruo del proletariado: una bestia que se alimenta de acero, con unos cuernos enormes y un apetito insaciable. Monstruos gigantes al estilo Godzilla, lagartos gigantes con cornamenta, monstruos moldeados con pasta de arroz, dragones legendarios… En el imaginario coreano faltaba la presencia de un jabalí. Algo que se iba a encargar de solucionar el realizador Chin Jeong-won en el año 2009 con Chaw.

Película: Chaw (2009, Chin jeon-won. 121 min.) Con un presupuesto de 5 millones de dólares, el film cuenta con una de las empresas líderes en el sector de los efectos digitales y en creación de criaturas como es Polygon Entertainment, compañía americana responsable de los efectos especiales de producciones tales como el  Episodio 1 de la saga Star Wars, Señales o Sky Captain y el Mundo del Mañana. Con un argumento y planteamientos deudores y que homenajean a Tiburón (Steven Spielberg, 1975), la acción se sitúa en Sammae-ri, un apacible pueblo situado en el Parque Nacional de Jirison en Corea del Sur, donde acontecen una oleada de misteriosas muertes sin explicación aparente, entre ellas la nieta del cazador profesional Cheon Il-man. La policía local no tiene pistas, así que proveniente de Seúl llegará el oficial Kim, que descubrirá que el asesino en jaque es, ni más ni menos, un jabalí salvaje.
Proyección: Lunes 28 de Noviembre. 18:00 horas. Paraninfo de la Universidad de Málaga (proyecciones y actividades paralelas). Calle de El Ejido s/n, 29013. Málaga.

5. La fantasía heróica coreana.
De igual modo que el imaginario fantástico japonés cuenta con un nutrido grupo de películas épicas, con componentes heróicos-fantásticos, de la misma manera que la mitología europea ha dado héroes cinematográficos de la envergadura de Conan, la cinematografía coreana también ha buceado, con mayor o menor éxito, en este tipo de producciones, deudoras de las leyendas populares de antiguos reinos, de la soberanía mágico-religiosa y la figura del héroe o de los valores de la superación. 

Película: Woochi (2009, Choi Dong-hun. 136 min.)   Vagamente inspirada en leyendas folklóricas, Woochi cuenta la lucha del aprendiz de mago Jeon Woochi –un antihéroe socarrón y mujeriego– contra los monstruosos duendes que habitan el mundo, y su afán por conquistar el corazón de una bella mujer. Ambas batallas se libran a través del tiempo, desde un pasado remoto hasta la actualidad con lo que el film mezcla en la justa medida The Restless (Jo Dong-oh, 2006) con Arahan (Ryoo Seung-wan, 2004).Tercera película coreana más exitosa del año 2009, Woochi llegó a competir con fuerza en la cartelera ni más ni menos que con Avatar de James Cameron.
Proyección: Martes 29 de Noviembre. 18:00 horas. Paraninfo de la Universidad de Málaga (proyecciones y actividades paralelas). Calle de El Ejido s/n, 29013. Málaga.

6. El otro cine fantástico: la comedia romántica viaja a través del tiempo.
Echando una mirada a la cartelera coreana, uno entiende que el género que goza del mayor beneplácito del público: la comedia romántica y junto al melodrama, tenga su hueco cuando nos referimos al fantástico coreano. Dos han sido los argumentos más utilizados por el fantástico coreano como excusa para iniciar un viaje en el tiempo. Por un lado la de provocar la separación/encuentro entre una pareja, convirtiendo así el elemento fantástico en una pieza más del melodrama o comedia romántica, y por otro lado, el de conseguir cambiar el rumbo de la historia, sirviéndose así del género como una reflexión de la idiosincrasia personal del pueblo surcoreano, un país que ha madurado hasta una efectiva democracia en un corto período de tiempo, pero que todavía arrastra las cicatrices de ese proceso largo y difícil.

Película: Il Mare (2000, (Lee Hyung-seung. 105 min.)  Evidentemente antes de La Casa del Lago, donde Alejandro Agresti proponía un amor imposible entre Keneau Reeves y Sandra Bullock, fue el original coreano, que poca gente conoce. Estrenada el mismo año que Ditto (otra de las comedias románticas que utiliza el viaje en el tiempo como telón de fondo) con tan sólo unas semanas de diferencia encontramos Il Mare, donde los protagonistas, separados en el tiempo, comparten un mismo espacio, una casa, pero en dos épocas diferentes, iniciando una relación a través de cartas que van dejando en el buzón, y que de una forma misteriosa logran cruzar la barrera del tiempo. Lo que hace de Il Mare una película tan interesante es la historia de amor construida de una forma inteligente. Sin caer en los peligros del melodrama gratuito, el director Lee Hyun-seung narra la crónica del romance que florece entre sus dos protagonistas y cómo sus errores del pasado acaban por separarlos.
Proyección: Miércoles 30 de Noviembre. 18:00 horas. Paraninfo de la Universidad de Málaga (proyecciones y actividades paralelas). Calle de El Ejido s/n, 29013. Málaga.

Para más información: Fancine

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada